“ESTO ES FUTBOL, NO LA CATEQUESIS”

Hace cuatro años que la selección española de futbol inició un ciclo triunfal que se puede cerrar esta noche con un rotundo balance de dos Eurocopas y un Mundial. Durante estos años se han establecido numerosas analogías entre la selección y el FC Barcelona hasta el punto de identificar sus estilos bajo el denominador común del tiqui-taca. Esta identificación es por lo menos grosera, pues si bien es cierto que los dos equipos comparten  la utilización estratégica de la posesión del balón lo hacen representando esquemas tácticos claramente diferenciados.

También se ha querido buscar una analogía entre la personalidad de Pep Guardiola y la de Vicente del Bosque, ambos de carácter afable y poco dado a la bronca, elegantes en el trato y la palabra. Pero esta comparación también es superficial, del Bosque no tiene ni un ápice del carácter mesiánico y evangelizador de Guardiola. Y mientras que el estilo de juego es para Vicente del Bosque un resultado de los jugadores con los que cuenta para Guardiola es más bien un acto de fe, una convicción en la superioridad de un estilo de juego sobre los otros. Mas que como El Filosofo, Guardiola habría jugado el papel de evangelista.

Sea como fuera su mensaje ha calado. Hace unos meses concluimos en otra entrada que “lo maravilloso del fútbol y de los filósofos del juego bonito es que han hecho de la necesidad virtud y han convertido algo que simplemente está desregularizado [la posesión del balón que en otros deportes está acotada y reglamentada] en el verdadero canón estético del fútbol”.  Pues bien, ahora nos encontramos con este fragmento extraído de una entrevista  a Vicente del Bosque para el diario As:
“¿Cuándo maduró lo del falso nueve?
Como consecuencia de que Pirlo y De Rossi inician muy bien el juego y queríamos taponarle la salida del balón.
¿Eso significa jugar en función del rival?
¿Y por qué no? Tampoco somos tan soberbios para decir que no tenemos que pensar en el contrario. Entonces no iríamos ni a ver los partidos de los rivales, ¿para qué vamos a ir? Si fuéramos tan buenos y tuviéramos esa soberbia, que es malísima, malísima compañera, diríamos: nosotros vamos a lo nuestro. Claro que vamos a lo nuestro, pero hay detalles del rival que debemos contrarrestar. Ya dije que esto es la Eurocopa, que aquí están las mejores selecciones de Europa y que hay que estudiar cada detalle”

La acusación (pues no se le puede llamar pregunta) del periodista de jugar en función del rival sólo es imaginable en un mundo en el que el mensaje de  Guardiola ha triunfado,  en el que el estilo es innegociable independientemente del rival y de las circunstancias. Pero el seleccionador se nos revela como de la vieja guardia y su respuesta lo separa definitivamente del pensamiento Guardiola.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en MISCELÁNEA y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s