RELLENANDO LA ELIPSIS. EL ORIGEN DEL PLANETA DE LOS SIMIOS.

La imagen de Charlton Heston maldiciendo la humanidad ante la imponente visión de una Estatura de la Libertad semienterrada cerraba magistralmente la historia de aquel planeta en el que la lógica de la evolución se había invertido, donde los simios asumían el papel dominante y  en el que el hombre, sometido a ellos, se mostraba en “estado de naturaleza”, como un simio disminuido, sin lenguaje ni cultura pero también sin los rudimentos biológicos para sobrevivir en esas condiciones.

Este final figura merecidamente entre los mejores de la historia del cine. Conjuga a la perfección información e incertidumbre. De un lado nos revela que el Planeta de los Simios no es un planeta extraterrestre sino el futuro que le espera al nuestro y de otro constituye una magnífica elipsis cinematográfica al dejar fuera de campo lo que ocurrió desde que el Icarus despegó de la tierra en 1973 hasta que aterrizó de vuelta en el 3978. Si bien esta elipsis no alcanza  la magnitud temporal de la que imaginó Kubrick para su 2001: Una odisea en el espacio si tiene mayor peso dramático, más incidencia en lo que se cuenta (como anécdota señalar que ambas películas se estrenaron el mismo año, 1968). De esta manera, se le brindaba al espectador la posibilidad de imaginar todas las posibilidades, de cerrar él el sentido de la película, de terminar de construirla.

Pues bien, ahora llega a las pantallas El origen del planeta de los simios (Ruppert Wyatt, 2011), para contar lo que la película original intencionadamente dejó al descubierto, para despejar la incógnita, para rellenar la elipsis (extirpada como si de un error en el guión original se tratara). Ahora sabemos que fue la experimentación en chimpancés de fármacos contra el Alzheimer lo que provocó el salto cognitivo que lo propició todo, que fue, en definitiva, la explotación del mono por el hombre lo que devino en su inversa.  De esta manera la nueva película ahonda en el mensaje ecologista (desde una ética teriotrópica) de la primera, segregando los componentes antibelicistas que aquella pudiera tener.

A pesar de todo aún queda mucha información por cubrir para llegar a la situación apocalíptica que se plantea en El planeta de los simios, lo que hace bastante probable que la historia continue hasta exprimir la última gota de información. Horror vacui.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en SECUENCIAS y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a RELLENANDO LA ELIPSIS. EL ORIGEN DEL PLANETA DE LOS SIMIOS.

  1. Pingback: NÚMERO VEINTISIETE | EL PULIDOR DE CRISTALES

  2. Durante la primera mitad del metraje la peli es muy interesante (rollito cinentífico y tal). Pero poco a poco se va conviertiendo en un mero homenaje al 3D, en un alarde de artificios y acción.
    Explica cómo los simios alcanzan una inteligencia equiparable a la humana, pero eché en falta un poco de explicación, de detenimiento en el exterminio de los hombres.
    Tal vez haya segunda parte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s