APUNTE SOBRE EL DESARROLLO DE LA PSIQUIATRÍA.

En esta entrada se repasa brevemente el desarrollo de la Psiquiatría aludiendo a los determinantes sociales e ideológicos del diagnóstico y tratamiento de las enfermedades mentales.

En un primer momento, los factores sociales determinaron una concepción sobrenaturalista de la enfermedad mental, que fue puesta en tela de juicio por primera vez enla Greciaclásica. En Grecia, en el seno del proyecto racionalista de la medicina hipocrática, se desarrolló una concepción naturalista de la enfermedad mental que suponía que esta era, en esencia, una enfermedad orgánica equiparable a cualquier otra. Sin embargo, el proyecto racionalista griego resultó ser más intencional que efectivo, puesto que, al no poder apoyarse en una biología científica, sus bases no eran lo suficientemente firmes como para resistir el empuje de las concepciones sobrenaturalistas, que resurgirían con fuerza en el inicio dela EdadMedia.

Durante el periodo medieval, la influencia de la religión se extendió por todas las capas del tejido social, económico y político. En este contexto, las doctrinas religiosas, que pueden interpretarse como una forma de ideología, determinaron la concepción de la enfermedad mental como posesión o endemoniamiento. Esta forma de entender la enfermedad mental se mantuvo como corriente principal a lo largo de todala EdadMedia, y fue necesario el debilitamiento del régimen del trono y el altar para que pudieran empezar a abrirse las primeras líneas de fractura en la concepción sobrenaturalista, durante la fase de transición hacia la institucionalización de la Psiquiatría, entre los siglos XV y XVII.

Con el surgimiento de la Psiquiatría institucional en el siglo XVIII, en el contexto dela Ilustración, asistimos ya al declive definitivo de la concepción religiosa de la locura. En este momento de cambios políticos y sociales comenzaron a proliferar las instituciones psiquiátricas públicas y se consolidó la concepción médica de la enfermedad mental, retomando el proyecto griego, pero con bases más sólidas, puesto que había un mayor conocimiento sobre el sistema nervioso. Sin embargo, pese al reconocimiento generalizado de las bases nerviosas de la enfermedad mental, las primeras teorías etiológicas, influidas por la ideología ilustrada, no eran de carácter biológico, sino sociológico: suponían que la sociedad era la causante de la enfermedad mental.

Durante el siglo XIX, debido al surgimiento de la Biología como disciplina científica, las teorías sobre la enfermedad mental empezaron a tomar una coloración claramente biologicista, mezclando componentes derivados tanto del núcleo científico efectivo constituido por la teoría de la evolución de Darwin, como del entorno pseudocientífico ligado al evolucionismo lamarckiano y spenceriano.

En la primera mitad del siglo XX, la situación del diagnóstico y del tratamiento psiquiátrico viene dada por la confrontación de dos corrientes contrapuestas: el biologicismo, que procedía del siglo anterior, y que constituye el marco en el que se desarrolló el tratamiento lobotomizador, y el psicoanálisis que, aunque influido por la pseudobiología decimonónica, supone un enfoque de naturaleza más psicológica, al enfatizar el carácter biográfico de los trastornos mentales y proponer la cura por la charla y la palabra. El psicoanálisis resulta ser uno de los casos más claros de presencia de componentes sociales ideológicos en el tratamiento de los enfermos mentales, como muestra la ideología de género que contiene y que impregna toda su doctrina y su práctica.

Por último, en la segunda mitad del siglo XX, asistimos al desarrollo de la psicofarmacología, que es la pieza angular de la Psiquiatría actual. Los psicofármacos han abierto posibilidades sin precedentes en el tratamiento de los trastornos mentales. Sin embargo, la importancia de los psicofármacos, no solo por lo que hace al tratamiento, sino también al diagnóstico, en la medida en que este depende de las directrices determinadas por aquellos, hace sospechar que los intereses de la industria farmacéutica influyen, en alguna medida, en el curso de la Psiquiatría actual.  Además, el contexto del capitalismo, en el que los ciudadanos son “consumidores” de los servicios de salud, es también importante para entender las bases sociales e ideológicas de la práctica psiquiátrica actual.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en METASCIENTIA y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a APUNTE SOBRE EL DESARROLLO DE LA PSIQUIATRÍA.

  1. Pingback: NÚMERO VEINTISIETE | EL PULIDOR DE CRISTALES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s