ASTURIAS, OHIO, LOS TERMÓMETROS ELECTORALES… ¡Y ESPAÑA!

Francisco Álvarez Cascos

En el colegio nos decían que en rigor, todas las metáforas son falsas y las comparaciones verdaderas. Por eso, Asturias no es Ohio… es como Ohio.

De entre las millones de características que comparten nos fijaremos en una: ambos territorios son increíbles termómetros electorales. Me explico: sin entrar en las causas (nos alejaría de nuestras intenciones en este artículo), aproximadamente en el 85% de las elecciones a Presidente de los Estados Unidos, el Estado de Ohio votó mayoritariamente al candidato ganador a nivel general.

La dosis de simplicidad que proporciona el bipartidismo norteamericano facilita mucho este sorprendente dato, por eso es difícil extrapolarlo exactamente a Europa, pero si hay una región que se acerca, ese es el Principado de Asturias.  Evitaremos sumergir la descripción de la situación en un tsunami de datos, simplificando: las elecciones autonómicas en la mayoría de Autonomías se suelen celebrar un año antes que las generales. Pues bien, en las el 83 se derrumban UCD y CDS, iniciándose un periodo de hegemonía del PSOE (en Madrid, caída de Adolfo Suarez y sucesivos gobiernos de Felipe González); en el 95 victoria del PP asturiano de Sergio Marqués (triunfo de Jose María Aznar a nivel nacional un año después); en el 99 victoria del PSOE de Vicente Álvarez Areces, que mantendrá el poder tres legislaturas consecutivas (anticipando el periodo de gobierno socialista de Zapatero en España).

Como se prometió, hemos simplificado hasta rozar, sin traspasar, los límites de lo riguroso. Ahora bien, un observador atento verá que hemos cometido un error intencionado. El primer triunfo de Areces (1999) anticipa “un poco demasiado” la victoria de Zapatero en 2004. Dicho con otros términos, Asturias es Ohio excepto en un solo periodo: 1999-2004. Ahí falló el termómetro electoral, tendría que haber ganado en Asturias el PP como hizo a nivel nacional (segunda victoria de Aznar).

La pregunta es clara: ¿Qué sucedió para que se rompiera una tendencia predictiva que se venía dando desde el 83? Demos una pista: tiene que ver con la situación actual. Demos otra, tiene que ver con una relevante personalidad política. La última: desde las alcantarillas de un partido se pueden reventar sus cimientos… dos veces. La respuesta se compone de tres palabras: Francisco, Álvarez  y Cascos.

Nos mantendremos en una perspectiva lo más descriptiva posible, no es lo siguiente una valoración: ¡Cascos nos ha roto el termómetro electoral dos veces: 1999 y… 2011! Hagamos un poco de historia. En 1995 un joven abogado gijonés obtiene la histórica primera victoria de la derecha en Asturias, la economía va bien, la Asturias minera, obrera y dinamitera se emborracha de dinero fácil y duerme sin esperar resaca. Aznar ve cómo la derecha salta por fin Pajares y llegaría hasta Gran Bretaña si los peces votasen. Pero oh, algo va mal,  nuestro joven abogado coquetea con la izquierda (intensifica la intervención pública, abre la puerta a la oficialidad del asturiano…), pero sobre todo, no arrasa en los sondeos para su reelección como debería (Aznar sí, de hecho ganará por mayoría absoluta en siguiente pelea). Solución, si todo está de cara menos una pieza, cambia la pieza. Sergio Marqués no será propuesto como candidato del PP para las elecciones autonómicas de 1999. Quien piense que fue fácil el proceso para apartarlo se equivoca. Su triunfo fue histórico, Marqués se resistió, y eso no se hace mandando en el PP quien mandaba. Si tienes agarrado un partido por el cuello es normal que uno de sus puños tarde o temprano te golpee, pero si sigues agarrando el puño se rendirá pronto. En aquella época Francisco Álvarez Cascos gobernaba el PP con mano de hierro, había un guión para toda España, estaban iniciando la reconquista, la “mercancía Aznar” se vendía como churros, los barones regionales eran generales que debían lealtad al gran timonel. Y el general asturiano se reveló. “En el PP no caben fulanismos” fue la frase de Cascos para justificar la expulsión de Marqués del partido. “Prefiero partido sin gobierno que gobierno sin partido”, otra iluminadora afirmación. Si se expulsaba a la manzana podrida, el partido estaría unido, la marea del PP sería imparable. Ojo, en España, que era lo que importaba.  Razonamiento impecable… resultado: mayoría absoluta del PSOE seguida de dos legislaturas más en coalición estable con IU. 12 añazos de poder de la izquierda (Partido Comunista incluido). Que el lector saque sus propias conclusiones.

De todos modos, no hay mal que cien años dure. El apocalipsis económico ha llegado y, oh dioses de la demoscopia, ha cogido a los socialistas en el poder, tanto autonómico como nacional. Curiosamente, la primera vez que la derecha obtiene el poder en Asturias se ve favorecida por el letargo en el que se suma el espectro tradicional de votantes de izquierdas a causa del boom económico, la siguiente se producirá a la inversa: será la crisis la que castigue electoralmente a los que están en el poder, haciendo vencer a la oposición. ¡Albricias! Vuelve la reconquista, la derecha volverá a cabalgar en sus corceles por Asturias y, como dicen los sondeos, un año después hará lo propio en Madrid. ¡El Principado vuelve a ser un termómetro electoral! No tan rápido, paremos el hermanamiento con Ohio… Cascos ha vuelto… ¡y está cabreado! Cuando Sergio Marqués fue expulsado del PP por decisión de Cascos fundó un nuevo partido, URAS (hoy testimonial incluso con su alianza con los nacionalistas de centro derecha del PAS). Como hemos visto: escisión y mayoría absoluta del rival.

¿Qué ha sucedido ahora? Congreso del PP asturiano en 2011 para elegir candidato: Isabel Pérez Espinosa, teniente alcalde de Oviedo, mano derecha (nunca mejor dicho) de Gabino de Lorenzo, alcalde de Oviedo y el otro gallo del gallinero popular asturiano. Cascos ofendidísimo: soy el gran activo del partido, mis admiradores son hordas, sois estúpidos, populares.

No, no son estúpidos. El PP es un partido centralista. Mariano Rajoy no es Secretario General (como lo es por ejemplo Jose Luís Rodríguez Zapatero en el PSOE), es Presidente. Génova espera, espera, espera, hasta que actúa: Cascos no debe convertirse en barón de Asturias. La decisión no es fácil, pero la solución es salomónica (sobremanera para un Rajoy que no se distingue precisamente por la contundencia en su “hacer política”). Si la estupidez no es una explicación para que un partido dificulte en grado sumo su triunfo en Asturias, ¿cuál es? Veamos, también a diferencia del PSOE que ve como la extrema izquierda se le va a IU, el PP no tiene ningún partido serio a la derecha de su derecha. Incluye en sus filas tanto al centro, Gallardón como mayor exponente, como a la derecha más a la derecha: Esperanza Aguirre, Mayor Oreja, la última versión de Aznar y… Francisco Álvarez Cascos. Rajoy ya  ha probado a rodearse de la derecha más a la derecha, y perdió, ¡dos veces! Fuera Acebes, Zaplana, Mayor Oreja, dentro savia nueva, Cospedal, González Pons, Soraya Sáez de Santamaría. Muy poca gente en España pasa de votar a la izquierda para votar a la derecha, las elecciones se ganan movilizando tu electorado y desmovilizando al de tu rival. El electorado de la derecha es fiel, el de la izquierda es más volátil. La estrategia es clara: oposición de perfil bajo, que nadie nos vea como radicales, que nos voten los de siempre y que pocos voten al rival. Así se gana.

Solo hay un problema, a los cargos dentro del PP los nombra Rajoy, a los barones regionales el pueblo, no los puedes apartar. Los que no gobiernan no son peligrosos (no tienen activos políticos que poner en la mesa de negociación). Galicia está controlada, Castilla-León es tranquila, La Rioja es demasiado pequeña, en la Comunidad Valenciana Camps bastante tiene con salvarse el cuello (Gürtel), Murcia da muestras de apoyo a la causa moderada, Canarias está demasiado concentrada en Canarias. ¿Y el resto es socialista? No, una condesa resiste irreductible en su feudo. Es la más votada porcentualmente de España, tiene ambiciones nacionales, ideológicamente está muy alejada del centro, ya ha “más que coqueteado” con la posibilidad de apartar a Rajoy de la presidencia del PP (Congreso de Valencia de 2009). ¡Esperanza Aguirre! Esa es la amenaza, esa es la piedra en el zapato de Rajoy.

En este punto el lector puede argüir: pero si las encuestas dan una victoria clara a Rajoy en unas hipotéticas elecciones nacionales, todo está de cara. No es así. Si tomamos los últimos sondeos publicados por El País (Sigma dos), El Mundo y ABC (ambos fuentes propias), el PP gana claramente, pero porque el PSOE pierde entre un 10% y un 15% de sus votos (sobre todo en sus feudos de Andalucía y Cataluña). Rajoy solo conseguiría unos cien mil votos más en toda España. Recordemos, ¿qué pasó en Asturias cuando Marqués tenía todo de cara pero no lograba más votos, es decir, no arrasaba? Que como no obtenía la mayoría absoluta se le eliminó. ¡Rajoy está en una situación idéntica!  Antes de los comicios nacionales del 2012 se celebrará un Congreso General Ordinario del PP, allí una Aguirre fuerte puede plantear: yo soy imbatible, mirad mis cifras, Rajoy ha perdido dos veces y a la tercera, cuando tiene todo a favor, no logra la mayoría absoluta. Y Rajoy y todo el centro derecha español fuera del poder.

Ahora bien, ¿está fuerte Aguirre? No, está sola, pero volvamos a mirar al Norte: cuando Cascos no fue declarado candidato, Aguirre montó tan en cólera que sus declaraciones públicas todavía escuecen en Génova, hay insinuaciones de que el PP de Madrid financia el nuevo partido de Cascos… Tengamos esto muy claro: Rajoy puso en peligro gobernar en Asturias para protegerse. Cascos como barón en Asturias y una Castilla-León volátil crearía el poderosísimo eje Oviedo-Valladolid-Madrid. Con esto y unos sondeos que no auguren mayoría absoluta, Rajoy está acabado. Conclusión en los que ahora gestionan el PP: Cascos fuera del partido, si nos cuesta otros 12 años de socialismo en Asturias, adelante.

Nuevamente, que el lector valore esta estrategia. Solo apuntaremos algo, la crisis económica castigará mucho a la izquierda en Asturias como dicen los sondeos publicados hasta ahora (El Comercio, Cadena Cope, sondeo encargado por BA-UNA). Una mayoría socialista como la del 99 está descartada.

¿Ganará pese a la crisis el PSOE en Asturias y Rajoy habrá rendido Asturias? Puede ser, si Foro Asturias, el partido de Cascos, logra paradójicamente movilizar votantes de izquierdas y el PSOE reedita la alianza con IU.

¿Ganará Foro Asturias y Rajoy habrá logrado un enemigo externo pero evitado uno interno? Puede ser, pero difícilmente con mayoría absoluta (las cuencas mineras y Gijón son demasiada cantera de votos de izquierda), por lo que previsiblemente pactará para gobernar con el PP y ya se sabe que el poder lima asperezas que se las pela.

¿Ganará el PP y Rajoy subirá a los altares de la estrategia electoral, neutralizando un enemigo y manteniendo el territorio astur? Puede ser también, los escándalos de Foro Asturias (intereses inmobiliarios, luchas intestinas, etc) están desinflando la burbuja de ilusión que había suscitado, y Oviedo y sus doscientos mil votantes son territorio Gabino (PP), pero aun así la mayoría absoluta está lejos, lo que nos hace remitirnos a la alianza antes mencionada.

Conclusión, a unos días del comienzo de la campaña electoral, todo está en el aire. Si el PP gana, gana Rajoy. Si gana Cascos, gana Aguirre y veremos si Foro Asturias se transforma en un partido nacional. Si gana el PSOE, pierden ambos.

Hemos tratado de explicar el por qué de lo sucedido en Asturias, dada su relevancia nacional. El Principado ya no es un termómetro, la comparación con Ohio ya no es tan clara, pero Don Pelayo estaría orgulloso de que nuevamente el ajedrez nacional se juegue en tablero asturiano. ¿Cómo acaba la historia? Lo veremos en capítulos posteriores, el primero: 22 de mayo de 2011.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en EUTAXIA Y MERCADO y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s