¿SE PUEDE MALTRATAR A UN ANIMAL?

Hace unos días me encontré con un numeroso grupo de personas que se manifestaba contra el maltrato animal y reclamaba un endurecimiento de las penas a los maltratadores. Desde luego, no me sorprendió en absoluto, dado que hay numerosas organizaciones que comparten dicho objetivo.

En principio, nadie en su sano juicio disfruta torturando a un perro, y muchos de nosotros seríamos incapaces de matar a un conejo o a una gallina para echarlos a la cazuela (aunque nos sentemos a la mesa para comerlos), ¡y ni hablar de la matanza del cerdo! La cosa cambia quizá si les preguntamos a nuestros abuelos (los que los tengan). Pero no se trata aquí de repasar las costumbres de nuestra generación y las de nuestros abuelos, algo que, por otra parte, sería muy interesante, porque quizá el abuelo no tendría ningún reparo en desangrar hasta la muerte al cerdo mas lustroso de la piara y, sin embargo, sentiría pena ante la muerte del perro de la familia, y es que una cosa son los animales de la granja y otra las mascotas.

Lo único que pretendo en esta entrada es dar una pincelada sobre los presupuestos implícitos en la defensa de los derechos de los animales y las posibles consecuencias. Para ello me serviré de la distinción entre dos tipos de éticas: de un lado, la ética antrópica, que toma como referencia la especie humana y, del otro, la ética teriotrópica, que gira en torno a los animales (sean humanos o no humanos). Si tuviéramos que decidir qué forma de entender la ética tienen aquellos que defienden el endurecimiento de las penas en el caso del maltrato animal, diríamos que sostienen una ética teriotrópica. Pero ¿cómo justificar que no es ético maltratar a un animal? Una forma de responder bastante usual consiste en defender que quien maltrata a un animal probablemente será capaz de maltratar a un individuo humano, pero, al razonar de este modo, se está indicando que el verdadero problema es el maltrato al ser humano, y no el maltrato al animal en sí mismo. Otra respuesta también muy común, y que engloba a la anterior, es la que apela al sufrimiento. No es ético maltratar a un animal porque sufre, y eso es malo para él y para el maltratador, dado que su acción le envilece, desde el momento en que sabe que el animal está sufriendo y que él es la causa de su sufrimiento. En cuanto mencionamos el sufrimiento, es fácil que venga a nuestra cabeza el filósofo australiano Peter Singer, líder del movimiento por la liberación animal e ideólogo del Proyecto Gran Simio. Singer se opone al especismo, definido como la discriminación ética fundada en la especie, porque, según él, considerar que los animales no forman parte del campo de la ética al no pertenecer a la especie humana es una forma de racismo. Es decir, según Singer, el criterio para decidir qué individuos son objeto de consideración ética no es la pertenencia a la especie humana, como en las éticas antrópicas, sino la posibilidad de constatar la existencia, en el organismo, de una serie de características psicológicas: la autoconciencia, la capacidad de tener deseos conscientes y la capacidad de tener dolor de un modo consciente. En este punto, se plantean ya una serie de problemas derivados del hecho de no tener en cuenta la especie como marco de referencia y de la serie de características que Singer considera como esenciales a la hora de aplicar el juicio ético.

Obviamente, yo no voy a decir aquí que las personas a las que les resultan repugnantes esas imágenes de perros maltratados que vemos de vez en cuando en los telediarios (y entre las que me encuentro) sean indiferentes ante un hecho: matar deliberadamente a un bebé; pero el problema es que, si lo que está funcionando a la base de los que se manifiestan contra el maltrato animal es una ética teriotrópica del estilo de la de Singer, las consecuencias objetivas ponen los pelos de punta. Y así es que, desde la posición de Peter Singer, no habría ningún problema ético en matar a un bebé, dado que no siente dolor de forma autoconsciente, pero sí lo habría en matar a un perro adulto o incluso a una gallina.

Por ahora lo dejo aquí. La semana que viene más.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en LOS MITOS DEL PRESENTE y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a ¿SE PUEDE MALTRATAR A UN ANIMAL?

  1. Miguel Carrera dijo:

    Me parece una interpretación un poco arriesgada. Leí a Singer hace unos siete años, en un curso de ética que tomé en Suecia y que, sin tener nada que ver con mi formación académica, ha sido de las cosas más interesantes y estimulantes que he estudiado en mi vida. La diferencia entre matar a un bebé y matar a un animal sin conciencia de sí mismo es que el primero la posee en potencia, la va a desarrollar aun cuando sufra malformaciones psíquicas, mientras que, en caso del segundo, la falta de autoconciencia forma parte de su idiosincrasia. Claro que esta postura también podría llevar a la condena incondicional del aborto, cosa que yo ya no tengo tan clara…

  2. Pingback: RELLENANDO LA ELIPSIS. EL ORIGEN DEL PLANETA DE LOS SIMIOS. | EL PULIDOR DE CRISTALES

  3. mizu dijo:

    Qué eres tu sino un animal?
    En la escuela mi maestro me enseño que el ser humano era un animal sociable…
    Luego supe que El ser humano en su prepotencia se declaró hace siglos hijo de Dios.

  4. Veo, Mizu, que contestaste nada menos que dos años después de mi comentario. Me permito subir la apuesta y responder a los tuyos casi cuatro más tarde. No dudo de que “algunos” animales gocen de autoconciencia. Es por eso por lo que especifiqué “un animal sin conciencia de sí mismo”; no me refería a todo el reino animal.

    Y bueno, de cuando en cuando estaría bien recordar que esa especie a la que llamas prepotente es la tuya y la mía; que yo veo muy bien que se defenda a los animales, pero no necesariamente a costa de despreciar a la raza humana “in toto”. Esto no puede ser más que una simplificación digna de un programa de La Sexta o Intereconomía. Hala, hasta dentro de seis años.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s