BREVE APUNTE SOBRE EL ESTADO DEL PATIO

Este jueves un grupo de estudiantes irrumpió en la capilla del campus de Somosaguas de la Universidad Complutense. Una vez dentro,  entonaron ripios blasfemos, pegaron carteles y leyeron citas sobre la mujer extraídas de textos cristianos,  además de un manifiesto contrario a la doctrina de la Iglesia. Por último, algunas estudiantes rodearon el altar y se desnudaron de cintura para arriba.

Aparte de esto, poco más se puede añadir con seguridad: las noticias del ABC y de El País difieren en algunos puntos y los detalles solo aparecen en una de las fuentes. Es anecdótico que fueran cincuenta o setenta, que llevaran un pañuelo verde en la cabeza o que amplificaran sus proclamas con un megáfono. Sin embargo, otros detalles revisten más importancia y resulta extraño que un periodista los pase por alto: parece ser que la irrupción tuvo lugar a la hora de la misa, que portaban fotos del papa en las que lucía una cruz gamada en lugar del crucifijo habitual, que el capellán fue zarandeado y que las chicas desnudas hicieron “alarde de su tendencia homosexual”.

Tanto el telediario de La Otra (Telemadrid) como El País atribuyeron la organización del acto a la asociación universitaria Contrapoder, que un día más tarde publicó una nota informativa desmintiendo su participación. La nota informativa merece unos renglones. En ella dicen “identificarse” con el contenido y la forma de la protesta: una crítica al sexismo y a la presencia privilegiada de la Iglesia en espacios públicos y formalmente laicos como la Universidad hecha por medio de una “representación teatral pacífica”. Pese a que no se explicita en ninguna parte, habremos de suponer que las citas de los autores cristianos eran misóginas y que la exhibición mamaria era una especie de corrección simbólica y vistosa (aunque no sabríamos precisar su mensaje). Insisten en lo de pacífica: no destruyeron nada ni agredieron a nadie. Para su desgracia, el artículo 523 del Código Penal prefiere fijarse en la representación teatral: “El que con violencia, amenaza, tumulto o vías de hecho, impidiere, interrumpiere o perturbare los actos, funciones, ceremonias o manifestaciones de las confesiones religiosas inscritas en el correspondiente registro público del Ministerio de Justicia e interior, será castigado con la pena de prisión de seis meses a seis años, si el hecho se ha cometido en lugar destinado al culto, y con la multa de cuatro a diez meses si se realiza en cualquier otro lugar”. Más adelante, llama la atención una oración que denuncia la “cruzada mediática para la criminalización de Somosaguas”. ¿Por qué? Porque aúna dos vicios argumentativos: el victimismo y la sinécdoque gracias a la cual ellos pasan a ser Somosaguas, con la notoria exclusión de los creyentes de la capilla, que por arte de birlibirloque se quedan sin campus al que salir cuando termine la misa. En cuanto a la criminalización, basta con releer el artículo del Código Penal para darse cuenta de que no necesitan la colaboración de ningún medio.

Hay un par de cosas que me inquietan. En el campus de Somosaguas se estudia psicología, económicas, trabajo social, estudios de gestión, sociología y ciencias políticas; pero cuando llega la hora de protestar montan una performance. Quizá tendría sentido si fueran estudiantes de arte dramático, poco familiarizados con la exposición escrita de tesis y sus cadenas de réplicas y contrarréplicas (y aquí no importa si suelen vérselas con teorías económicas, psicológicas o políticas). Sospecho que habrán tenido tiempo de comprobar que el lenguaje supera a la gesticulación cuando se trata de comunicar una opinión de manera clara y lo menos ambigua posible.

La otra tiene que ver con la confusión de esos alumnos “políticamente comprometidos”. Al igual que ellos, pienso que una capilla no pinta nada en la universidad: un católico que reside en una ciudad universitaria encontrará  iglesias de sobra donde rezar y celebrar la eucaristía. Ahora bien, si el interés en la política es mayor que en el teatro, deberían saber que la existencia de esas capillas se acuerda entre el arzobispado y el gobierno de la universidad, órgano al que deberían haber dirigido sus quejas en vez de agraviar a otros alumnos que se limitaban a ejercer sus derechos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en MISCELÁNEA y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a BREVE APUNTE SOBRE EL ESTADO DEL PATIO

  1. N. Dashwood dijo:

    ¡Bravo! Es esperanzador que alguien ejercite las antiguas artes de la argumentación (sin las cuales Europa nunca habría abandonado el taparrabos que las protagonistas de tan lamentable suceso parecen obstinadas en exhibir), manteniéndose tan estrictamente en los límites de la corrección lógica y ética, y en un asunto en el que la corrección política, en opinión de muchos, estaría del lado de las señoritas protestantes. Por cierto, esto debería hacernos meditar sobre los extraños derroteros de los valores colectivos.
    Que un suceso como este pase desapercibido a las autoridades académicas y a la opinión pública, reviste enorme gravedad, tanta al menos como el abucheo de políticos o sociólogos que con cierta frecuencia son “rebatidos” por estos procedimientos cuando se presentan ante públicos universitarios. ¿Tan mal se preparan nuestros universitarios que, privados de instrumentos dialécticos para argüir cuando se sienten provocados u ofendidos, se ven obligados a acudir a la expresión no verbal? ¿O es que se penaliza con rigor la expresión de opiniones contrarias a las de los ponentes (o celebrantes) y las criaturas se ven forzadas a recurrir a tan drástico expediente?
    Pero de todo ello, lo que realmente resulta penoso es que estos rectores y decanos no actúen seriamente ante semejantes gamberradas. ¿Tiene su pasividad algo que ver con las elecciones, en las que son consultados los estudiantes? ¿No son capaces de distinguir entre libertad de expresión y obstrucción de la libertad de otros, ni siquiera a la luz del Código Penal?
    Gracias, Ricardo Navas, por su indignación ante la indignidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s