UN VISTAZO A LA ECONOMÍA DE LA CONDUCTA

Adam Smith y J. M. Keynes –por citar dos casos eminentes– ya se habían interesado por la psicología de los individuos desde un punto de vista económico, pero no de un modo esencial. La Economía del comportamiento, que estudia la psicología de los agentes económicos y su repercusión en los mercados, nació en la década de 1970, cuando Daniel Kahneman y Amos Tversky publicaron un artículo sobre la toma de decisiones en circunstancias de incertidumbre económica. Fue la primera vez que la psicología académica se ocupaba de asuntos pertenecientes al campo del análisis económico. Con el tiempo, la integración de los estudios cognitivos en los modelos económicos dio lugar a la Economía de la conducta, cuyo principal autor es Richard Thaler.

La tesis principal de la escuela es que las decisiones económicas de los individuos reales no son las de un agente perfectamente racional y egoísta, es decir, que no siempre favorecen el beneficio propio ni responden a un cálculo racional intachable. Existe un elenco de sesgos cognitivos que minan la idealización del Homo económicus. Ahora bien, estas anomalías irracionales en las decisiones económicas son predecibles y obedecen a patrones susceptibles de estudio.

Los sesgos cognitivos distorsionan nuestra manera de ver las cosas y, por lo tanto, afectan directamente a las decisiones que tomamos. Algunos son específicamente económicos, como la aversión a la pérdida: por lo visto el temor a perder dinero es proporcionalmente mayor al placer de obtener beneficios. Otros son genéricos: la tendencia al optimismo y a sobrevalorarse uno mismo, o la de pensar que el resto piensa y actuaría como nosotros, así como los llamados “del status quo”, que designa la resistencia a cambiar un comportamiento habitual salvo que exista un incentivo muy persuasivo, y “la maldición del conocimiento”, que da nombre a la dificultad de pensar de maneras alternativas algo que se sabe. La mayor parte de ellos se conocían de antiguo y aparecen en la literatura del autoengaño, desde Séneca a cualquier moralista actual. La novedad consiste en que ahora aparecen definidos por los experimentos y vinculados a determinadas conductas económicas: no se trata de una prevención moral que aspira a la objetividad y al equilibrio, sino a una descripción esmerada del comportamiento real.

El supuesto que subyace a la Economía de la conducta es que cuando más exacto sea el conocimiento de los agentes económicos, mejor será el modelo que dé cuenta de sus acciones. Así, los modelos que reconozcan distintos grados de racionalidad (donde un experto en finanzas podría desempeñar un rol cercano al de Homo económicus) serán más fieles a la interacción económica real y proporcionarán un modelo más útil para el análisis y para el asesoramiento político.

La Economía de la conducta está relacionada con la Economía de la vida cotidiana (la de Freakonomics y El economista camuflado) y está en la base de la Neuroeconomía. Por otra parte, el estudio de los sesgos cognitivos y, en general, la teoría de la toma de decisiones tiene consecuencias en el derecho (pues tanto los jueces como los jurados no escapan a ellos) y en la política (el votante, tampoco). En todos estos campos, las herramientas desarrolladas por la Economía de la conducta son aplicados y, dada la importancia y la amplitud de alguno de ellos, merece una mirada más detenida que dejamos para entradas ulteriores.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en EUTAXIA Y MERCADO. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a UN VISTAZO A LA ECONOMÍA DE LA CONDUCTA

  1. Pingback: La historicidad de los microdatos. | Goals de economía en rutas de la renta asistencial, la formación escolar y el dinamismo técnico económico real de los sistemas contables.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s