EL CINE DOMESTICADO

En estas últimas semanas hemos visto cómo se tumbaba una ley antipiratería para aprobarla poco después, hemos asistido al anuncio de la dimisión del presidente de la Academia de Cine y cómo unos días más tarde echaba marcha atrás. Cómo ese mismo presidente defendía a ultranza una ley para luego decir que no sirve para nada. Y como su vicepresidenta le acuchillaba un día después de pedirle que reconsiderara su decisión de dimitir. Y todo esto, a las puertas de la celebración de la XXV Gala de los Premios Goya, “la gran fiesta del cine español”, a la que seguramente acudirán todos ellos (ministra, presidente des-dimitido, vicepresidenta, etc.) repartiéndose sonrisas unos a otros y aguantando las bromas de Buenafuente.

Esta situación esperpéntica ha generado una cantidad ingente de material informativo y de análisis. El debate se ha polarizado entre los que defienden la ley a ultranza y los que la califican de ley fascista y censora. De entre todas las reacciones nos quedaremos con la de Isabel Coixet, que su artículo, Si estás muerto, ¿por qué bailas?, denuncia que toda esta situación no es más que una cortina de humo que enmascara el problema de fondo: el descenso constante de espectadores en las salas de cine (un millón de personas menos al mes) ¿Cuáles son los motivos de esta sangría? ¿Se solucionarán con la aplicación de una ley antipiratería como la Ley Sinde?

Estas son algunas de las preguntas que la directora de La vida secreta de las palabras responde en las páginas de El País. Para Coixet la aplicación de una ley antipiratería por sí misma no garantizará nada, eso es sólo la punta del iceberg. El problema está en otro sitio: el perfil tipo del espectador de cine ha sufrido una transformación vertiginosa, el espectador de hoy día ya no siente la necesidad de aislarse en una sala a oscuras para ver una película, ahora la puede ver igual de cómodo en el salón de su casa o frente al ordenador. Ahora “su fuera de campo es la cotidianidad: los niños que juegan, la cafetera que silba, el desorden de las estanterías, la vida doméstica que lima la abstracción que propone una película, cualquier película”. El cine se ha domesticado, lo que ha provocado que el visionado de una película se haya ido volviendo un acto pasivo. El espectador se ha desvinculado emocionalmente de la película y, con ello, el cine se ha banalizado. En estas condiciones ¿por qué alguién iba a tener reparos en descargar una película de internet?

La problemática apuntada por Coixet en su artículo no es baladí, nos pone sobre la pista de uno de los temas centrales de la psicología del cine: la situación cinematográfica. Esa expresión hace referencia al conjunto formado por la pantalla, la sala y el espectador como configuradores de la experiencia estética. Se hace necesario cierto tipo de aislamiento que facilite que el espectador se vincule emocionalmente a la película. La oscuridad de la sala, la frontalidad del espectador, la distancia del espectador y el ángulo en relación a lo que aparece en la pantalla son algunos de los mecanismos necesarios para que se produzcan un visionado activo de la película. La “comunión con la pantalla” en una sala de cine excluye el mundo exterior, es el espectador frente a la pantalla de cine, los demás elementos quedan suspendidos mientras dure la película. Reproducir estas condiciones en casa está al alcance de unos pocos privilegiados.

El resto nos tendremos que conformar con ver la película con la lavadora de banda sonora mientras perseguimos al perro que se ha llevado la galleta de la niña. Es eso o pagar los 6 euros de la entrada.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en SECUENCIAS, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a EL CINE DOMESTICADO

  1. Pingback: NÚMERO TRECE | EL PULIDOR DE CRISTALES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s