ETERNO RESPLANDOR DE UNA MENTE INMACULADA.

Feliz es el destino de las vírgenes vestales,
Pues olvidan al mundo y el mundo las olvida a ellas,
Brillo eterno de la mente inmaculada,
Cada oración aceptada y cada deseo renunciado.

Michel Gondry y Charlie Kaufman construirán en torno a estos versos del poema Eloise to Abelard (Alexander Pope) una de las más originales y asombrosas películas de amor de los últimos años. La traducción de su titulo al español como Olvídate de mí supone uno de los ejemplos más claros de cómo el éxito o el fracaso de una determinada película depende de su política de distribución. Si a la elección de Jim Carrey como actor protagonista le sumas la mutilación de su título original, el resultado es que el público potencial de la película no se molestará ni en leer su argumento mientras que sí se atraerá a otro público muy diferente que lo que espera ver es Ace Ventura 4 y que saldrá despavorido en lo primeros minutos de metraje. Aún hoy me resulta verdaderamente difícil convencer a la gente de que se “atrevan” a ver esta película. Sirvan estas líneas como un último esfuerzo desesperado.

“Por la mañana ya no existirás. El perfecto final para esta historia de mierda”.


La originalidad de la película radica, en primer lugar, en que es capaz de articular una verdadera historia de amor con los mimbres de una relación que sabemos fracasada. Eternal sunshine of the spotless mind supone de hecho la inversión formal de la estructura clásica de las comedias románticas. Éstas obedecen al patrón del “chico conoce chica”: dos personas en principio incompatibles acaban descubriendo en el otro su media naranja que le completa. El amor, por muy difícil que pudiera parecer, al final triunfa por encima de todos los malentendidos y obstáculos que se le presenta. La película que nos ocupa es bien diferente. El amor del que nos habla es un amor pegado al suelo, terrenal, muy alejado del mito del amor romántico propio de este género cinematográfico. Esta visión no metafísica del amor tiene mayor mérito si tenemos en cuenta que la película parte de una premisa fantástica, propia de la ciencia-ficción: la posibilidad técnica de llevar a cabo un borrado selectivo de la memoria. ¿Quién no desearía, si pudiera, eliminar un recuerdo doloroso?

La película comienza cuando Joel descubre que su ex-novia se ha sometido al nuevo procedimiento y ha decidido borrarle de su memoria. “La señorita Kruczynski no era una mujer feliz y quería empezar de nuevo. Nosotros le proporcionamos esa posibilidad”. Al escuchar estas palabras en boca del Dr. Mierzwiak, Joel decide, a su vez, someterse al proceso y eliminar a su antigua pareja de una vez por todas de su vida.  De ahí en adelante nos adentraremos en la mente de Joel y reviviremos junto con él sus recuerdos mientras estos van siendo eliminados. A medida que se van borrando los recuerdos dolorosos y van floreciendo los momentos felices, Joel va tomando consciencia de que ha sido un error someterse al proceso e iniciará una lucha desesperada para salvaguardar sin éxito el recuerdo de Clementine en su memoria. Lo único que conseguirá que perdure es una pista sobre dónde poder encontrarla una vez despierte a su nueva vida. Así la película termina (y empieza) con el reencuentro de los dos amantes de mentes inmaculadas. Como se puede ver al invertir el orden de la historia Gondry consigue que la película se ajuste a los cánones de la comedia romántica. Un comienzo abrupto con un “final feliz”.  Parece por tanto que la revolución que la película prometía se ha quedado en un simple giro de 360º, un revolucionarlo todo para acabar en el mismo lugar, en los mismos tópicos de todas las películas románticas. Pero,  a poco que nos detengamos a analizar el significado del desenlace, nos daremos cuenta de lo alejado que está de ser algo parecido al típico “happy end”.

Es increíble lo que Howard ofrece al mundo, les permite volver a empezar

El personaje de Maria Svevo, la cándida secretaria del doctor Howard va a introducir un nuevo elemento que hará que el desenlace de la película se aleje definitivamente de un final feliz al uso. Ella es quien más fervientemente ha defendido las bondades del método, pues ofrece al mundo una segunda oportunidad para empezar de nuevo “Es precioso, ves a un bebe y es tan puro, tan libre y tan limpio. Los adultos están hechos un lío de tristezas y de fobias. Howard consigue que eso desaparezca”. Cuando descubre que ella misma ha sido sometida al proceso su tono cambiará diametralmente y pasará de ser precioso a convertirse en “horrible”. Para remendarlo decide enviar a todos los pacientes de Howard las cintas de las sesiones en las que van a borrar parte de su memoria. ¿Qué haríamos si al iniciar una relación amorosa tuviéramos acceso a lo que la otra persona pensará de nosotros cuando la relación termine, cuando fracase? Esta es la situación que se les presenta a nuestra pareja protagonista, que escucharan atónitos sus propios testimonios.

Creo que si existe una cualidad realmente seductora en Clementine es que su personalidad promete sacarte de tu mediocre vida mundana, no sé, es como subirte en un increíble meteorito ardiente que te llevará hasta otro mundo, un mundo donde todo es emocionante. Pero no tardas en darte cuenta de que en realidad se trata de un hábil ardid para engañarte, para anularte por completo, para robarte la energía. Utiliza una técnica muy ostentosa en un sentido hortera, pero aún así te seduce. Ella se vale de tus debilidades, aprovecha tus miedos, tu inseguridad para machacarte con fuerza. Es el lado cruel de Clementine. Y todo el asunto ese con su pelo es una gilipollez, resulta muy patético. El mundo esta hecho un desastre, todo se desmorona y ella se cambia el color del pelo. Basta de tonterías, seamos consecuentes, tomemos conciencia de la situación del mundo. No la sentía muy motivada en sus relaciones sexuales, me di cuenta claramente la última noche que pasamos juntos. No era sexy, era sólo triste. La única forma que Clem cree que puede conseguir gustarle a la gente es follándosela, o al menos vacilándola con la posibilidad de echar un polvo. Creo que está tan desesperada y es tan insegura que antes o después se follará a todo el mundo. Que desperdicio haber pasado tanto tiempo con una persona sólo para averiguar que es una extraña.

O según el testimonio de Clementine:

Me llamo Clementine Kruczynski, he venido a borrar a Joel Barish. Es aburrido, ¿es esa suficiente razón para borrar a alguien? Últimamente he pensado en como yo era y en como soy, es como si él me hubiera cambiado, ahora siempre estoy cabreada no me gusto a su lado, no me gusta como soy. No soporto ni mirarle. Tiene una patética y enclenque sonrisita como pidiendo disculpas. Pone una especie de expresión agilipollada como de cachorrito herido, ¿sabes?  No soporto más esa situación.

Enfrentarse con estos testimonios devastadores les brinda un antídoto insuperable contra el mito del amor romántico. El amor no es un camino de rosas. Habrá muchas cosas que no les gusten, no todo será perfecto. Se cansarán de la monotonía, de las cenas sin cruzarse una palabra, de los pelos en la ducha, y de otros muchos detalles. Tomar la decisión de seguir con la relación siendo conscientes de este otro lado del amor y de que quizá no dure para siempre, es lo que quizás evite que vuelvan a caer en los mismos errores que en el pasado.

Joel: Espera
Clem: ¿Qué?
Joel: No lo sé, sólo espera.
Clem: ¿Qué quieres Joel?
Joel: Solo espera, no lo sé, quiero que esperes sólo… un rato.
Clem: Vale
Joel: ¿En serio?
Clem: No soy un concepto Joel, soy una mujer jodida que busca su propia paz de espíritu. No soy perfecta.
Joel: No veo nada que no me guste de ti. Ahora mismo no lo veo.
Clem: Pero lo harás, pero lo harás. No sé, ya se te ocurrirán cosas. Y yo me aburriré de ti y me sentiré atrapada porque eso es lo que me suele pasar
Joel: Vale
Clem: Vale

Anuncios
Esta entrada fue publicada en SECUENCIAS. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ETERNO RESPLANDOR DE UNA MENTE INMACULADA.

  1. Mara dijo:

    Creo que has conseguido tu objetivo y voy a ver la peli, aunque yo soy una de las personas a las que el protagonista no me animaba en absoluto a hacerlo. ¿Seguro que no estropea el histrionismo de Carrey el dramatismo del personaje? Me gusta como escribes y me parece que serías un buen crítico de cine.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s