EUTAXIA Y MERCADO

Esta sección está destinada al tratamiento de temas de política y economía. Es preciso, antes de nada, aclarar el sentido del título de la sección. La referencia del término “Mercado” al ámbito de la economía es obvia y no precisa aclaración. En cambio, la referencia del término “Eutaxia” al ámbito de la política puede resultar menos clara. Etimológicamente “eutaxia” significa “buen orden”. ¿Qué relación existe, entonces, entre la eutaxia y la política? En lo que sigue, intentaremos responder a esta pregunta.

 

El problema político por antonomasia es el problema de la unidad en la diversidad. Una sociedad política es una sociedad compleja formada por una multiplicidad de grupos heterogéneos, en cuanto a su estructura y composición, que persiguen objetivos diversos y aun contrapuestos entre sí. Y, sin embargo, una sociedad política es un todo dotado de unidad que se mantiene a lo largo del tiempo. Una sociedad política es, pues, divergente y unitaria al mismo tiempo. Dentro del todo político, ninguna de las partes es neutral; las partes son partidistas y ninguna de ellas se desentiende de sus fines particulares para orientarse, en exclusiva, a la consecución de la armonía del todo. Sin embargo, si no existiera algún tipo de corrección de la tendencia partidista de las partes, el todo se desvanecería y se resolvería en la divergencia de sus partes. Cuando el cuerpo político se sostiene a lo largo del tiempo, entonces la salud del cuerpo político, su “buena ordenación” (eutaxia), debe ser admitida como un hecho. Pero la dificultad radica en explicar cómo se alcanza esa condición. Una solución posible es la siguiente: definir la sociedad política como aquella en la que una o varias de las partes que conforman el todo divergente (la parte o partes dirigentes) incorpora, como una condición necesaria para el éxito de sus planes y programas particulares, la consideración de las restantes partes y, por tanto, la consideración del todo, de modo que su éxito particular (en tanto que parte) pase por el éxito general (el “buen orden” del todo). La eutaxia es, según esto, el núcleo de la sociedad política; es el ajuste entre los planes y programas rectores, que, aunque emanan de una parte, pretenden recubrir la totalidad del cuerpo político, y el hecho efectivo de la armonía alcanzada en grado suficiente como para que el todo se mantenga en el tiempo con cierta consistencia.

 

Una vez hecha la necesaria aclaración conceptual, la siguiente cuestión que debe ser respondida es la siguiente: ¿desde qué perspectiva se va abordar, en esta sección, el tratamiento de los temas de política y economía? La respuesta inmediata es: desde una perspectiva filosófica.

 

La filosofía no es ciencia, pero tampoco es simple opinión. Las opiniones, si hemos de hacer caso a Platón, tienen más que ver con el ámbito de los fenómenos, el ámbito de las apariencias, el ámbito del que se parte para rectificarlo al construir las teorías filosóficas. Las opiniones son el caos, mientras que las teorías filosóficas suponen siempre cierto orden, cierta sistematización crítica y argumentada de las opiniones. La filosofía intenta poner orden allí donde sólo hay desorden, verter luz allí donde sólo hay oscuridad. A diario, los medios de comunicación nos bombardean con noticias y opiniones de contenido político y económico. Lo que es noticia y lo que es opinión se confunde en una masa amorfa y ambas, noticias y opiniones, se consumen con voracidad. El resultado es incierto y no es fácil decidir si las conciencias salen fortalecidas, más sabias y lúcidas, o si, por el contrario, se embotan, anegan y disuelven en la corriente de información. La reflexión exige detenimiento; si el flujo de información (sobre-información) no cesa, entonces no hay lugar para la reflexión. Por eso, la perspectiva filosófica que se adopta en esta sección no tiene por objeto hacer una crónica más de la actualidad política y económica, sino, antes bien, sustraerse a esa actualidad (entiéndase que de forma relativa) para poder volver sobre ella de un modo más reflexivo y sistemático, y penetrar en sus entresijos con mayor profundidad.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en EUTAXIA Y MERCADO y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s